Aromaterapia

Aromaterapia y varios problemas de salud

Contra resfríos y catarro:
El eucaliptus es un aceite maravilloso por sus cualidades expectorantes, balsámicas y antisépticas.
Recuerdo en mi infancia la ollita hirviendo con frutos, hojas o ramitas que aromatizaba toda la casa. Esta práctica casi olvidada tenía su fundamente porque estos vapores son activos contra estafilococos y microbios de la gripe y los resfríos.
Si no tiene un árbol cerca diluya unas gotas del aceite esencial en agua y rocíe la casa varias veces en el día.
Se puede aplicar diluido en una crema base o en un aceite en el pecho, la espalda o la garganta.
Para destapar la nariz se puede dar a oler un pañuelo con unas gotas de menta, cuidando que no toque las mucosas porque puede irritarlas.

Contra la pediculosis:
Mezcle en 250 cm de aceite de almendra,  40 gotas de aceite esencial de romero, 40 de lavanda y 40 de geranio.
Aplique en el pelo por la noche. Puede lavar a la mañana.
También se puede hacer esta mezcla en una base de alcohol y alternar, pues el aceite engrasa el pelo y el alcohol puede secarlo. Esta preparación carece en absoluto de toxicidad y agrada a los niños por su perfume, aún a los varones porque el aroma no es dulce. El uso prolongado no tiene ningún tipo de riesgo y es altamente efectiva.

Para los hongos y demás:
El aceite esencial de tea tree proviene de un arbusto australiano; es el más antiséptico de todos pues actúa sobre hongos, bacterias y virus.
Se puede preparar en una crema base para los hongos de los pies, un problema general agravado por el uso abusivo de medias de fibra sintética y zapatillas. Además de dar mal olor producen una picazón muy molesta y si no se curan pueden derivar en infección y ulceraciones.
Aplicado puro sobre las verrugas las elimina sin ningún tipo de sufrimiento. También se puede inhalar para los resfríos y catarros o aplicar en una crema o aceite vehicular.

– Contra quemaduras de sol:
¡Tan frecuentes a pesar de los cuidados y recomendaciones! Los chicos se ponen molestos y ni siquiera se dejan tocar.
Unas gotas de aceite esencial de lavanda diluidas en agua fría son un remedio a la vez refrescante y efectivo.
Rocíe cuantas veces sea necesario hasta conseguir el alivio. La lavanda es cicatrizante, antiséptica y calmante y además muy agradable de oler.

No dude en incorporar la Aromaterapia a la vida cotidiana, podrá solucionar dolencias menores y creará atmósferas sugestivas adecuadas a cada ambiente y a cada momento.

Recomendaciones:
Recuerde siempre usar pequeñas cantidades de aceite esencial.

Evite usarlos puros, salvo que esté recomendado expresamente.

No los ingiera nunca, la mayoría no son aptos para ese tipo de consumo y algunos que se podrían utilizar, como el limón, tendrían que tener un certificado que garantice el uso interno.

* Publicado en la Revista Salud Alternativa N° 8

* Director del INSTITUTO ARGENTINO DE TERAPIAS NATURALES