LIMÓN Citrus limonum

El aceite de limón presenta  muchas propiedades prácticas para el cuidado de la piel, puesto que es antiséptico, astringente, curativo, depurativo y aclarante. Mejora la circulación sanguínea y linfática. Añadido al baño estimula la circulación y reanima los sentidos. Actúa como vitalizante y se puede agregar a tónicos cutáneos, a cremas anticelulitis, a lociones para pieles mixtas o grasas, a cremas de manos para fortalecer las uñas quebradizas y a champús para cabellos grasos. Añadido a compresas o vapores sirve para limpiar pieles con acné o impurezas. En perfumería el aceite de limón es un componente fundamental del agua de colonia.

Purifica el aire, favorece la concentración, mantiene alejados a hormigas y polillas y es un excelente desinfectante.

Precauciones: No utilizar sobre la piel antes de exponerse al sol, ya que contiene ingredientes que pueden reaccionar con los rayos ultravioleta y provocar una irritación cutánea. Y evitar su uso prolongado en caso de baja presión sanguínea.

Limpiar
Categoría: