Aromaterapia

Que es la Aromaterapia

INTRODUCCIÓN

El presente manual pretende describir a grandes rasgos lo que es la Aromaterapia, una práctica antigua que popularizó la utilización de aceites esenciales con fines curativos, y que ha generado gran interés en la actualidad.  Brevemente se detallarán las características de algunos de los aceites más utilizados y su correcta aplicación.

Adicionalmente se incluye una serie de recetas caseras básicas que pueden ser aplicadas por cualquier persona, así como también algunos artículos que abordan la relación de la Aromaterapia con diversas ramas o áreas de la medicina alternativa, de la psicología, Yoga, entre otras.

¿Qué es la Aromaterapia?

La Aromaterapia es el arte y la ciencia de los aromas. Practicada desde la más remota antigüedad, fue abandonada paulatinamente, al mismo tiempo que crecía la industrialización de los productos químicos. La necesidad de vender de las empresas, el prestigio de las ciencias y la tecnología y el bajo costo de los productos fueron relegando la utilización de las sustancias naturales.

Desde el año 1937, debido a los trabajos de René Gattefosseé y Jean Valnet, se comienza a revalorizar el uso de los aceites esenciales. En la actualidad, luego de haber llegado a límites peligrosos de contaminación de nuestro planeta por el mal uso de la química, la Aromaterapia ha cobrado gran auge, como otra forma de retornar a la armonía con la naturaleza.

La Aromaterapia utiliza aceites esenciales que se extraen de plantas para usos curativos, tiene una parte científica que estudia la composición, propiedades y correcta aplicación de cada sustancia, y una parte artística que es la que utiliza la imaginación y la creatividad para brindar placer y bienestar.

Muchos entienden esta disciplina como una rama de la Fitoterapia, o sea la curación por las plantas.

El Sentido del Olfato

La cultura occidental ha dado primacía a los sentidos de la vista, el oído y el gusto, dejando al olfato como un sentido más relegado y atrofiado. En la antigüedad, en cambio, el olfato era una útil herramienta de conocimiento y subsistencia. A través de él se podía identificar, por ejemplo, el estado de los alimentos, o se podía prevenir el peligro, como la presencia de animales salvajes, el fuego de un incendio o la proximidad de una tormenta.

Hoy en día, el uso de los aromatizantes químicos no sólo disfraza el olor de sustancias que de otro modo no consumiríamos, sino que también nos hace perder la sensibilidad olfativa.

El olfato es el único sentido que es imposible controlar a voluntad; está tan ligado a la respiración que no podemos dejar de oler por mucho tiempo.  Sin  embargo, es también el único que se satura, pues a los pocos minutos de sentir un aroma ya no lo percibimos más.

Asimismo, el olfato es el único que no tiene mediación en su llegada al cerebro. Hay un nervio óptico, un nervio auditivo, nervios gustativos y táctiles que conducen los estímulos a las células nerviosas, pero el bulbo olfatorio está en contacto directo con las neuronas, a tal punto que muchos lo consideran una prolongación del cerebro. Las moléculas olorosas ingresan por la nariz y entran en contacto con la humedad del mucus y así pueden ser receptadas por los cilios de las células olfatorias, una especie de pelos minúsculos. Inmediatamente, en fracción de segundos, hay un proceso de identificación y de conexión con el sistema límbico, la sede de las emociones.

Este es el motivo por el cual todo aroma es evocador, ninguno es indiferente. Pero aquí no termina la influencia de los olores, pues el sistema límbico se conecta por una parte con el hipotálamo y por otra con la corteza cerebral.

En el hipotálamo está el centro de regulación del sistema hormonal, y por lo tanto influye en muchísimas funciones, por ejemplo la relajación o la estimulación del organismo, y por supuesto, el deseo sexual. De ahí que muchos aceites  esenciales tengan propiedades afrodisíacas como la pimienta, el jengibre, ylang –ylang, entre otros.

En la corteza cerebral están radicadas las funciones del intelecto. Cuando el efecto del aroma alcanza esta zona del cerebro, se puede pensar con mayor claridad, como sucede con la menta, se fijan mejor los datos en la memoria con el romero, o se agiliza la relación de los conceptos con el limón.

Qué son los Aceites Esenciales

Los aceites esenciales son sustancias naturales que se encuentran en las plantas. Son intensamente aromáticos, no grasos, volátiles y livianos. Volátiles quiere decir que se evaporan rápidamente; livianos que no son densos, untuosos y pesados como los que usamos en la comida o para la lubricación de las máquinas.

Son insolubles en agua y levemente solubles en vinagre. Se disuelven bien en alcohol, y se mezclan bien con grasas, ceras y aceites vegetales.

Las plantas elaboran los aceites esenciales con el fin de protegerse de las enfermedades, ahuyentar insectos depredadores, atraer insectos benéficos que producen la polinización, y producir cambios hormonales.

Los aceites esenciales se depositan en distintas partes de las plantas, así por ejemplo:

  • En las flores, como lavanda, jazmín y rosa,
  • En todo el árbol, como sucede con el eucaliptus,
  • En las hojas, como en la Hierba Luisa
  • En la madera, como en el sándalo.
  • En la raíz, como en el jengibre
  • En la resina que exudan, como el incienso, mirra y benjuí,
  • En la cáscara de los frutos, como limón, naranja y bergamota.

El aceite esencial se extrae, en general, por destilación al vapor, aunque también a través de otras técnicas como exprimiéndolos sin calor (expresión en frío), etc. Son muy concentrados, por lo que debemos utilizarlos siempre en pequeñas cantidades, es decir muy pocas gotas.

Su composición química, como sucede con todas las sustancias naturales, es muy compleja, es decir que tienen muchísimos componentes; de ahí que produzcan tan variados efectos sobre diversos órganos y funciones y sobre nuestros estados de ánimo.

Propiedades terapéuticas de los aceites esenciales

Los aceites esenciales ejercen efectos sobre el cuerpo, la mente, las emociones y la energía. De este modo, nos armonizan integralmente y favorecen también nuestra vida espiritual.

Hoy en día se han estudiado todos estos aspectos a nivel científico y se comprende de una forma bastante detallada cómo y dónde actúan.

Por vía olfativa el efecto es principalmente a nivel mental y emocional. Cuando los aceites esenciales se absorben por la piel, llegan a los vasos sanguíneos y por ellos son transportados a todo el organismo. Así llegan a los órganos y a los tejidos donde ejercen su acción.

Al ser sustancias naturales, los aceites esenciales tienen una composición química muy compleja, lo cual les permite generar una gran cantidad de acciones sobre el organismo humano: son antisépticos, analgésicos, antiinflamatorios, expectorantes, estimulantes, sedantes, etc.

Para obtener medio litro de Aceite Esencial de rosa hace falta 100 kilos de pétalos, mientras que esta misma cantidad de lavanda produce 3 litros de Aceite Esencial.

 Cómo y dónde comprar los aceites esenciales

Los aceites esenciales puros se evaporan muy rápidamente y casi no dejan rastro aceitoso. Al ser tan concentrados, son difíciles de dosificar. Por ese motivo, casi todo lo que está al alcance del público en general está diluido.

A la hora de comprar aceites esenciales, recuerde que si su precio es muy bajo, seguramente se trata de compuestos sintéticos, que pueden dar olor pero que carecen de los efectos terapéuticos de los verdaderos productos naturales.

Estos se presentan en frascos pequeños de color ámbar oscuro de 5, 10 ó 15 centímetros cúbicos (puede ser hasta 30) y que generalmente vienen con un gotero inserto para dosificar.

Los frascos transparentes no son aptos porque dejan pasar la luz que deteriora los aceites esenciales. Los frascos de plástico tampoco son adecuados porque se combinan con el contenido echándolo a perder.

Almacenamiento y conservación

Los aceites esenciales pueden conservarse durante mucho tiempo, pues su composición química los preserva de la putrefacción. Si están bien guardados, pueden durar hasta 3 años, o incluso más tiempo.

Cuando se abrió la tumba de Tutankamón, después de 3.500 años, se encontró un pote de alabastro con una sustancia grasa que aún conservaba su aroma intacto.

Los aceites deben estar bien tapados, en un lugar fresco y oscuro; las temperaturas extremas y las vibraciones causadas por ruidos o sonidos de alto volumen también afectan a los aceites esenciales.

Los cítricos tienden a formar un depósito en el fondo a los seis a doce meses de ser extraídos; sin embargo, esto no altera su calidad, basta agitar bien el frasco antes de usarlos.

Precauciones y advertencias generales

Los aceites esenciales son sustancias naturales, pero esto no quiere decir que sean inofensivas; por ello, es necesario tomar algunas precauciones básicas y sencillas:

  • No los use puros si no está recomendado explícitamente.
  • Recuerde que sólo debe usar pocas gotas de cada aceite esencial, respete siempre las cantidades indicadas, y para experimentar aumente el número de gotas de a poco.
  • Nunca los ingiera, si no es por indicación médica. Algunos son tóxicos y los que no lo son pueden no ser puros. La utilización de aceites esenciales por vía oral es muy discutida.
  • No los deje al alcance de los niños; como les agrada su aroma, pueden tentarse a ingerirlos o manipularlos.
  • Son muy inflamables. Si alguna vez exprimió una cáscara de naranja en el fuego recordará cómo se aviva la llama por efecto del aceite esencial que contiene.
  • Los aceites esenciales de cítricos como limón, naranja, pomelo, bergamota, lima y mandarina son fotosensibilizantes, o sea que aumentan la sensibilidad de la piel a las radiaciones solares; por tal motivo, pueden manchar la piel o aumentar el riesgo de quemaduras de sol. No los use jamás antes de exponerse al sol.
  • Antes de trabajar sobre una mesa, extienda sobre ella un papel o tela protectora para evitar que se impregne con un aroma difícil de eliminar.
  • Las mucosas son sensibles a los aceites esenciales, por esta razón debe lavarse cuidadosamente las manos después de usarlos. Si se toca los ojos o la nariz, le producirán ardor; en ese caso debe lavarse con abundante agua.
  • No los utilice durante el embarazo sin antes informarse de las contraindicaciones.
  • Cuando aplique preparaciones sobre la piel, en caso de que utilice aceites esenciales irritantes o que la persona sea sensible, pruebe primero en el pliegue interior del codo, esperando unos 15 minutos para verificar la reacción.

Formas de aplicación

  • Hornillo o difusor
  • Aro vaporizador
  • Spray o pulverizador
  • Compresas
  • Inhalaciones
  • Baños de inmersión
  • Baños de pies, manos
  • Cremas
  • Ungüentos
  • Masajes
  • Arcilla

Hornillo, Lámpara o Difusor

Encender un hornillo no significa solamente aromatizar un ambiente, sino que mediante este simple procedimiento se puede cambiar la atmósfera de la casa adecuándola a la circunstancia y al momento que está viviendo.

Prefiera los hornillos de materiales naturales: cerámica, metal, arcilla, vidrio. Utilice aceites esenciales de buena calidad.

Coloque un poco de agua tibia o alcohol con unas gotas del aroma. La cantidad de gotas varía de acuerdo al tamaño de la habitación. Para un ambiente no muy alto de 3 por 4 metros comience probando con 5 gotas. Puede aumentarlas de acuerdo a su gusto, pero recuerde que los aceites esenciales se usan siempre en dosis mínimas.

El aroma se esparcirá durante 2 horas aproximadamente. Cuando deje de utilizar el hornillo, lave el recipiente con agua caliente. Si usa jabón o detergente enjuaguuelo cuidadosamente. Para una limpieza perfecta utilice un trapo o algodón con alcohol.

El efecto del hornillo es principalmente en los planos mental, emocional y energético espiritual.

Compresas

Las compresas calientes alivian las contracturas y los dolores musculares.  Vierta dos gotas del aceite esencial elegido para el caso en un cuenco de agua caliente, sumerja en el líquido una compresa de tejido y aplíquela durante 30 minutos.

En las lesiones agudas, como esguinces, inflamaciones y magulladuras, utilice compresas frías.

Inhalaciones

La inhalación de vapor templa y humedece las membranas mucosas; por ello, la utilización de aceites esenciales facilita que las vías respiratorias se dilaten y se relajen.

Para aliviar catarros y sinusitis, ponga agua hirviendo en un cuenco, añada los aceites esenciales e inhale el vapor resultante.

Masaje

Se mezcla una cucharada de aceite vehicular, como es el aceite de almendras, oliva, girasol y semilla de uva con 5 gotas del aceite esencial elegido y se aplica con un ligero masaje.

No se debe usar cosméticos o aceites que sean de origen MINERAL –que son empleados por su bajo precio-, porque obstruyen los poros, creando así una barrera que impide la evaporación de agua a través de la piel.  Algunos críticos creen que el aceite mineral vuelve a la piel más sensitiva a la luz y si es usado por largo tiempo puede provocar que la piel pierda la capacidad de producir sus aceites naturales. Al obstruir los poros, puede producir brotes de acné y la mayoría causa alergias.

Perfumes y colonias

Mezclas individuales de aceites esenciales y un aceite vehicular, pueden ser utilizadas como perfumes terapéuticos naturales.

Otros usos de los aceites esenciales

Desinfectar: la mayoría de los aceites esenciales son antisépticos. De este modo, podemos reemplazar peligrosos compuestos químicos de uso cotidiano como la lavandina, y también evitar el gasto que supone comprarlos.

Prevenir enfermedades: con sólo rociar un ambiente con una dilución de aceite esencial de eucaliptus estamos eliminando microbios de gripe, resfríos, estreptococos, estafilococos, etc.

Curar las plantas: podemos tratar multitud de enfermedades del mundo vegetal: hongos, cochinillas, roya, etc. con el aceite esencial de árbol de té.

Ahuyentar insectos: tales como hormigas, polillas, cucarachas, moscas, mosquitos.

Aceites esenciales en el embarazo y los bebés

Durante los nueve meses se pueden utilizar todos los aceites esenciales en el hornillo, sin ningún tipo de riesgo.

En baños, compresas y otros usos son seguros durante los nueve meses:

 

  • Bergamota
  • Cardamom
  • eneldo
  • pomelo
  • limón
  • mandarina
  • melisa
  • naranja
  • Menta
  • Sándalo
  • Lavanda al 6º mes

Para los bebés se debe usar una gota de aceite esencial en el agua del baño o en dos cucharaditas de crema o aceite vehicular, cuidando de mezclar bien.

También hay que ser precavidos con el hornillo, no colocarlo cerca del bebé ni saturar de aroma el ambiente.

Aromaterapia para la mujer

La Aromaterapia acompaña a la mujer en las diferentes etapas y ciclos de vida, desde la seducción a la maternidad, el cuidado de la piel juvenil hasta la edad madura, tanto en sus dificultades menstruales como en la menopausia. Así por ejemplo:

  • Lavanda, mejorana, melisa, para la menstruación escasa.
  • Manzanilla, lavanda, romero, para la falta de menstruación.
  • Enebro, romero, jazmín para los dolores menstruales.
  • Salvia esclarea, rosa, para la menstruación irregular.
  • Menta, lavanda, manzanilla, para la migraña.
  • Ciprés con salvia esclarea, para los calores de la menopausia.
  • Lavanda, azahar, nardo, para las palpitaciones.
  • Menta, albahaca, pimienta negra, para las náuseas

 Propiedades y usos de algunos aceites esenciales

Estos aceites son los más conocidos y pueden encontrarse más fácilmente en el comercio.

  • Canela
  • Cardamomo
  • Enebro
  • Eucalipto
  • geranio
  • Hierba Luisa
  • Jengibre
  • Lavanda
  • Limón
  • Menta
  • Naranja
  • Romero
  • Pimienta
  • Tea Bree

Canela (Cinnamomum Zeylanicum)

Estimulante  y antiséptico, este aceite, bien diluido en aceite vegetal, puede también emplearse para masajes afrodisíacos.

Cardamomo (Ellettaria cardamomun)

Su aroma es tónico y estimulante. Es bueno para la ciática, la tos, espasmos, dolores abdominales y la retención de orina.

Combina bien con: canela, esencias cítricas, esencias florales e incienso.

Enebro (Juniperus comunis)

Uno de los mejores desintoxicantes del organismo, es diurético y muy analgésico. Estimula el funcionamiento de los riñones, facilitando así la salida de las toxinas a través de la orina, principalmente el ácido úrico que se acumula en las articulaciones originando problemas de reumatismo, artritis, gota.

Precauciones:

Evitar su uso durante el embarazo. En algunas personas puede irritar la piel. Debido a que es diurético, no se debe usar en personas con problemas serios de riñón.

Eucalipto (Eucalyptus globulus)

Es uno de los mejores aceites esenciales para el aparato respiratorio.

Es antiséptico de las vías respiratorias, expectorante y antifebril. Tonifica los bronquios y los pulmones y profundiza la inspiración, lo que hace que respiremos más profundo. Es rubefaciente, o sea que activa la circulación periférica, calentando y enrojeciendo la piel.

Precauciones:

Usar siempre diluido y respetar las cantidades indicadas. Durante el embarazo puede considerarse seguro después de los 4 meses.

Geranio (Pelargonium graveolens)

En cosmética es muy empleado por su acción purificante, refrescante y astringente. Se añade en perfumes y jabones, además se emplea en baños y masajes. Es calmante y cicatrizante de heridas y escoceduras. Añadido a cremas es un buen equilibrador en casos de acné, pieles secas o seniles.

Inhalado eleva los espíritus fatigados, equilibra y es útil en problemas nerviosos y emocionales, ansiedad y depresión. Favorece la memoria y relaja las tensiones.

Hierba Luisa (Cymbopogon citratos)

Tiene un efecto sedante, aunque no soporífero, útil para dolores de cabeza. Parece que su olor estimula la tiroides. En general, deja en el ambiente un olor fresco y atrayente.

Se utiliza en cosmética, unido al champú, como regulador de cabellos grasos; también es eficaz en productos anticelulíticos. Mantiene alejados los parásitos de los animales domésticos y las moscas de la cocina.

Precaución: diluirlo apropiadamente. No debe ser utilizado sobre la piel alrededor de los ojos. No utilizar antes de exponerse al sol, ya que podría provocar manchas en la piel.

Jengibre (Zingiber Officinalis)

Algunas gotas en su baño calentarán su cuerpo y su corazón. Difundido, asociado con algunos cítricos, su perfume suave y embrujante creará un ambiente  afectuoso y sensual.  Eficaz contra las náuseas, algunas gotas de este aceite sobre un pañuelo le ayudarán a superar el mal del viaje.

Lavanda (Lavandula officinalis)

Es antiséptico, armonizador general, equilibra mente y emoción, pensamiento y sentimiento, por lo que ayuda con los dolores de cabeza, preocupaciones, angustia, opresión en el pecho, palpitaciones; relaja y tranquiliza.

Es analgésico y antiinflamatorio, alivia dolores articulares y musculares. También se lo usa en los dolores menstruales, induce a la menstruación. Excelente para afecciones y cuidado de la piel.

Precauciones:

No es tóxico ni irritante. Debe evitarse durante los seis primeros meses de embarazo.

Limón (Citrus limonum)   

Es antiséptico, astringente, curativo, depurativo y aclarante. Mejora la circulación sanguínea y linfática. Añadido al baño estimula la circulación y reanima los sentidos. Actúa como vitalizante y se puede agregar a tónicos cutáneos, a cremas anticelulitis, a lociones para pieles mixtas o grasas, a cremas de manos para fortalecer las uñas quebradizas y a champús para cabellos grasos. Añadido a compresas o vapores sirve para limpiar pieles con acné o impurezas. En perfumería el aceite de limón es un componente fundamental del agua de colonia.

Precauciones: No utilizar sobre la piel antes de exponerse al sol, ya que contiene ingredientes que pueden reaccionar con los rayos ultravioleta y provocar irritación cutánea. Evitar su uso prolongado en caso de baja presión sanguínea.

Menta (Mentha piperita)

Se usa para refrescar la piel y es efectiva en productos cutáneos vigorizantes, como las lociones para los pies y las cremas para después del sol. Se puede añadir al baño para tonificar y estimular la piel, pero no hay que emplear más de un par de gotas de la esencia, de lo contrario, la piel percibiría como fría hasta el agua más caliente. Tiene efectos calmantes para piernas cansadas e hinchadas. Va bien para enjuagues gingibales, champú anticaspa y contra pruritos de diverso origen.

Precauciones: no se recomienda su aplicación en la piel de bebés o de niños menores de dos años. También deben evitar su utilización las personas con piel delicada o sensible, pues se adapta mejor a la piel de tipo graso.

Naranja (Citrus sinensis)

Es un estupendo regenerador e hidratante de la piel. Se lo puede comprobar utilizando diez gotas de naranja en el agua de baño. Asimismo, combate el estrés y las depresiones ya que relaja y da bienestar.

Es excelente para difusión. La aplicación por vía cutánea debe hacerse con precaución y evitando la exposición al sol. Puede causar irritación. Se lo puede utilizar por vía oral siempre bajo control terapéutico.

Precauciones: No dejar al alcance de los niños. Evitar el contacto con ojos y mucosas.

Romero (Rosmarinus officinalis)

El aceite de romero levanta y da energía. Es un estimulante físico y mental. Actúa sobre el hígado facilitando la salida de los azúcares para que puedan ser convertidos en energía. Activa la circulación y tiene efectos tónicos sobre los músculos y sobre el corazón, el hígado y los músculos.

Tonifica también el cerebro. Es analgésico y calentador, por lo tanto apto para dolores articulares y musculares. Despierta y favorece la actividad física y mental, el trabajo y el estudio.

Precauciones:

Evitar durante el embarazo. Usar solamente diluido. No utilizar en epilépticos y en personas con presión alta.

Pimienta negra (Piper Negrum)

Ideal antes del deporte, su perfume picante estimula, tonifica y se asocia de manera extraña con numerosos aceites. Este aceite calienta el cuerpo durante las estaciones frías y se distingue por sus cualidades afrodisíacas.

Tea Tree (Malaleuca alternifolia)

Es purificante, calmante y cicatrizante, deja la piel lisa y sana, incluso después de lesiones importantes. Excelente desodorante adecuado para baños de pies y enjuagues de boca. Tiene propiedades desinfectantes, antifúngicas y analgésicas. Además es tan delicado que es uno de los poquísimos aceites esenciales que pueden utilizarse puros, sin diluir. En casos de picaduras de insectos, furúnculos infectados, vejigas, abrasiones, cortes u otras heridas, se puede poner una gota en el lugar afectado. También es valioso en casos de herpes, quemaduras o pruritos de diverso origen.

Precauciones: Para algunas personas este aceite resulta irritante, por ello, quienes tengan una piel sensible o hayan reaccionado de forma alérgica a otras sustancias deben tener cuidado al emplearlo.

La Aromaterapia y su relación con otras ciencias

La Aromaterapia como ciencia

Los estudios de laboratorio han permitido conocer los componentes de los aceites esenciales, permitiéndonos saber con exactitud cómo actúan sobre los agentes infecciosos: hongos, bacterias y virus.

Los aceites esenciales han sido utilizados por los médicos para cicatrizar heridas y curar diversas enfermedades, así como también han sido usados con éxito en las clínicas psiquiátricas, en el tratamiento de la histeria, la neurosis obsesiva, el ataque de pánico, la depresión y la esquizofrenia.

Se sabe con exactitud sobre qué tejidos y órganos influyen los aceites esenciales, cómo ingresan en el organismo, cuál es su recorrido y cómo son eliminados.

Aromaterapia como tratamiento médico

La Aromaterapia es una forma completa y altamente eficaz de tratamiento médico.

Para mencionar rápidamente algunos ejemplos, el Doctor Jean Valnet utilizaba aceite esencial de lavanda para curar chancros sifilíticos, heridas gangrenosas y fístulas anales.

Los Doctores Gatti y Cajola emplearon sándalo en hematuria causada por mala función renal. En 1930 los Doctores Collier y Nitta trataron gonorrea con aceite esencial de bergamota.

El Profesor Paolo Rovesti comprobó el resultado positivo de los aceites esenciales de alcanfor, azahar, ciprés, lavanda, mejorana y rosa en la terapia para disminuir la ansiedad y la irritabilidad nerviosa.

El hecho de que existan muy pocos médicos que utilizan la Aromaterapia se debe tan sólo a prejuicios ideológicos, más que de los mismos profesionales, de la sociedad y de los pacientes, amén de los intereses creados.

En forma casera la Aromaterapia es sumamente eficiente para la higiene, la prevención y los primeros auxilios. Ya en otro nivel, los masajes y recomendaciones de los aromaterapeutas capacitados pueden acompañar todas las otras terapias convencionales y alternativas, logrando un mayor bienestar anímico y muchas veces el alivio de síntomas que permite que los fármacos actúen mejor y en dosis disminuidas.

Aromaterapia y Ecología

Al utilizar los aceites esenciales cuidamos el medio ambiente porque no son contaminantes, no dañan nuestro organismo ni la naturaleza.

Los insecticidas y fertilizantes no son selectivos, matan no solo las plagas, sino también insectos benéficos, lombrices, gusanos y mariposas, e incluso los pájaros.  Entrenarse en el uso de los aceites esenciales es parte del cambio necesario que debemos emprender para preservar nuestro planeta, que es nuestra madre, la fuente de toda vida.

Aromaterapia y medicinas alternativas o complementarias

La Aromaterapia puede acompañar tratamientos naturistas, macrobióticos, terapia floral, acupuntura, fitoterapia, etc.

Además de actuar sobre el cuerpo físico, los aceites esenciales producen efectos en las distintas partes del cuerpo energético: centros energéticos, meridianos, circuitos, etc. Por este motivo, algunos homeópatas opinan que los aceites esenciales  interfieren la acción de los remedios homeopáticos, de modo que lo mejor es consultar con su médico homeópata acerca del tema.

De todos modos, homeopatía y aromaterapia se pueden usar en forma alternada.

Aromaterapia y terapia floral

Los remedios florales, tales como Flores de Bach, de California o de El Bolsón armonizan los estados de ánimo y actitudes mentales negativas como: miedo, shock, angustia, enojo, depresión, orgullo, rigidez, etc. Son concentrados energéticos absolutamente libres de productos químicos y totalmente compatibles con los aceites esenciales. Armonizan de manera tan perfecta que se pueden mezclar en hornillo, baños, compresas, cremas y aceites para masaje; en definitiva, en cualquier elemento que usemos con fines terapéuticos o cosméticos.

Aromaterapia y Yoga

La práctica regular de la respiración requiere un ambiente con aire puro, para lo cual los aceites esenciales, en mínimas dosis, son casi imprescindibles. Igualmente importante es el uso de sustancias aromáticas que favorecen la meditación, como incienso, sándalo, mirra y benjuí, ya sea en forma de sahumerios (de buena calidad), quemando la resina o usando los aceites esenciales en hornillo o pulverización.

Aromaterapia y Reflexología

La Reflexología trabaja masajeando zonas de los pies que por acción refleja de las terminaciones nerviosas regulan el funcionamiento de los órganos.

Muchos especialistas utilizan en el masaje el aceite esencial específico o lo incorporan en un baño de pies al finalizar el tratamiento. De este modo se potencia el beneficio de la técnica.

Aromaterapia y Psicología

Debido a que los olores ingresan sin mediación a las células nerviosas, sus efectos son instantáneos. Esta facilidad de acceso de los aceites esenciales permiten una influencia inmediata sobre los estados de ánimo. Por esta razón, los psiquiatras y los psicólogos están comenzando a emplear y recomendar la aromaterapia cada vez más con mayor frecuencia aún en pacientes internados.

Ejemplos y recetas de tratamientos con aceites esenciales

Tónicos

Los tónicos se emplean para estimular la circulación sanguínea local, que es la que se encarga de realizar el aporte de agua, así como también humedece la piel.  Este producto suele emplearse después de hacer una limpieza del cutis.

La modalidad más sencilla consiste en lavarse la cara en agua fría. Para preparar el tónico basta con diluir unas gotas de aceite esencial en agua mineral o destilada. Los aceites de lavanda y rosas son algunos de los más indicados porque se adaptan a todo tipo de piel.

Perfumes

Un perfume no es más que la mezcla de varios aceites esenciales. Una vez realizada la mezcla de aceites esenciales, se puede emplear de varias maneras, así por ejemplo:

Se puede esparcir algunas gotas sobre un trozo de tela y colocarlo en un armario de ropa.

Si quiere aplicarlo sobre la piel, lo primero que tendrá que hacer es diluir esta mezcla en un aceite portador como girasol, joroba o varios aceites esenciales en una proporción de 10 gotas en 10 ml.

Saunas y baños de vapor

Una de las principales finalidades de los saunas y baños a vapor consiste en ayudar al organismo a liberarse de fluidos y toxinas. Naturalmente esto se consigue mediante una atmósfera caliente y húmeda que hace que aumente la circulación a la vez que se abren los poros.

Si en un algodón se vierten de 4 a 8 gotas de uno o varios aceites esenciales, se liberan sus moléculas aromáticas y circulan por el aire del baño de vapor. Los aceites que más se emplean en este caso son los aceites de eucalipto, limón y hierba luisa.

Para tratar

Bronquitis: Se pueden usar los aceites de eucalipto, lavanda y romero. Se elige uno de estos aceites o una combinación de ellos, y haciendo una compresa caliente se aplica en la zona del pecho.

Bursitis: Se usa el aceite de lavanda; se coloca en el baño de 4 a 6 gotas. Si es que realiza una compresa ésta, se aplica sobre la zona afectada.

Congestión nasal: Se utiliza el aceite de eucalipto, mediante el método de inhalación de vapor. También se pueden poner unas gotas en la almohada.

Estrías en la piel: El aceite más usado es el de lavanda, se mezcla en un aceite portador y se aplica a diario sobre la zona afectada.

Dolor de garganta: Se puede hacer gárgaras. En un vaso de agua caliente ponga una gota de aceite esencial de jengibre y limón.

ALGUNAS RECETAS PRÁCTICAS

Aceite para masaje de uñas

Ingredientes:

1 cucharadita de aceite vehicular o portador (oliva o girasol).

5 gotas de aceite de vitamina E.  (Abrir una cápsula de Vitamina E).

8 gotas de aceite esencial de limón.

Combine todos los ingredientes y mézclelos bien.  Aplique de la siguiente manera:

Lávese las manos usando jabón y limpie las uñas con un cepillito.

Sumerja las manos en agua tibia por 5 minutos, limpie las cutículas y aplique dos gotitas del aceite que preparó sobre cada uña.  Masajee con cuidado cada uña. Deje el aceite en las uñas, no necesita enjuague.  Las uñas absorberán el aceite rápidamente.

Para evitar las estrías del embarazo

Se pueden emplear aceites esenciales a partir del 4º mes de embarazo, en forma de masaje  o en el agua del baño (primero llenar la bañera, añadir los aceites esenciales siempre previamente mezclados en leche entera, leche en polvo, o vodka) para evitar que el aceite esencial quede flotando en el agua y provoque irritaciones. El aceite esencial más aconsejado para evitar estrías es el de lavanda a partir del 6º mes.

Afrodisíacos en la aromaterapia: olores de la pasión

Hay aromas que nos despiertan la pasión y otros que la apagan.  Uno de los efectos más deseados es elevar el libido o en otras palabras despertar o incrementar la pasión y el deseo.

Los aceites esenciales que tienen efectos afrodisíacos son generalmente aquellos que estimulan la circulación; son aceites literalmente calientes.

Los usó Cleopatra para seducir a Marco Antonio y los árabes en las leyendas de las “Mil y Una Noches”.  Entre los afrodisíacos encontramos especies, flores, raíces y maderas. Entre las especies afrodisíacas más poderosas están: la canela, el clavo, el jengibre, la vainilla, el anís, el cardamomo, la pimienta, y la hierba buena.

Receta para un baño sensual

Agrega a tu baño de tina: 3 gotas de aceite esencial de incienso,       1 gota de naranja y 2 gotas de ylang ylang disueltos en una cucharadita de leche.

Piel de terciopelo

Ayuda a exfoliar la piel y por lo tanto a eliminar células muertas.  Es ideal para lucir una espalda bella.

Ingredientes:

1 taza de azúcar morena sin refinar.

1 taza de aceite de oliva ligero, girasol o el que esté a la mano.  Entre más espeso el aceite, es más difícil de eliminar, por lo que es mejor usar aceites con poca viscosidad.

10 gotas del aceite esencial que prefieras, recomendamos limón, naranja o lavanda.

Baño de leche para suavizar la piel

Este baño se ha practicado desde los tiempos de Cleopatra y promete suavizar la piel, humectarla y alimentarla.  La leche contiene nutrientes que hacen que la piel se sienta suave. Con 20 minutos y algunos ingredientes naturales se puede tener una experiencia faraónica directamente en la propia bañera.

Ingredientes:

½ taza de leche en polvo.

¼ taza de fécula de maíz (maicena).

¼ taza de miel de abeja.

10 gotas del aceite esencial preferido.

3 cucharadas de agua mineral.

Una esponja natural.

Combine la leche, la fécula de maíz, la miel y el aceite esencial en la licuadora o el procesador de alimentos.   Añada el agua poco a poco, hasta que la mezcla se vuelva una crema suave.  Ponga la mezcla en la bañera y abra el grifo.  

Recetas para mascarillas.-

Piel normal a seca:

A un plátano machacado agrega:  30 ml. (6 c/ditas.) de avena y agua de rosas para hacer una pasta. Distribuye la mascarilla sobre la cara.  Deja de 10 a 20 minutos.

Piel normal a grasa

A 100 ml (20 c/ditas) de yogurt natural, mezcla suficiente avena triturada para hacer una pasta espesa y 5ml (1 c/dita) de miel tibia y agrega: 1 gota de geranio, 1 gota de limón y deja la mascarilla de 10 a 20 minutos.

Receta para el cuidado de los pies

Mezclar en un aceite base de girasol, 1 gota de menta, 1 gota de árbol de té y 2 gotas de naranjo, y con el pulgar aplicar con movimientos fuertes en la planta del pie. La presión con el pulgar activará las terminaciones nerviosas y agilizará la circulación.

Masaje para celulitis

Coloca un pie sobre la silla para levantar la rodilla y unta el aceite sobre el músculo con movimientos circulares.

Para elaborar el aceite se mezcla:

30 ml de aceite base de girasol o almendras con 4 gotas de romero, 4 gotas de geranio, 4 gotas de limón y 4 gotas de enebro.

Para el cabello

Acondicionador para cabello seco o maltratado

Mezclar un aceite base (oliva o girasol) de 10 ml. (2c/ditas) con 2 gotas de aceite esencial de geranio y 1 gota de lavanda.

Dar masajes en todo el cuero cabelludo y dejar durante 15 a 20 minutos.

Acondicionador para cabello graso

Mezclar un aceite base (oliva o girasol) de 10 ml. (2c/ditas ) con 2 gotas de aceite esencial de bergamota y 1 gota de lavanda.

Dar masajes en todo el cuero cabelludo y dejar durante 15 a 20 minutos.

Acondicionador Contra la caspa

Mezclar un aceite base (oliva o girasol) de 10 ml. (2c/ditas) con 2 gotas de aceite esencial de eucalipto y 1 gota de aceite esencial de romero.

Dar masajes en todo el cuero cabelludo y dejar por 15 a 20 minutos.

Acondicionador para la pérdida de cabello

Mezclar un aceite base (oliva o giraso,) de 10 ml. (2c/ditas) con  1 gota de aceite esencial de salvia y 2 gotas de aceite esencial de romero.

Dar masajes en todo el cuero cabelludo y dejar por 15 a 20 minutos.

Recetas para masajes contra el estrés

A 15 ml. (3c/ditas) de aceite de semilla de uva o de girasol, agrega 3 gotas de jengibre, 3 gotas de aceite esencial de pimienta negra y 2 gotas de aceite esencial de ylang ylang.

Recetas para un masaje tonificante.

A 20 ml. (4c/ditas)  de mezcla de aceite base de semilla de uva o de girasol agrega 3 gotas de aceiteesencial de cedro, 4 gotas de aceite esencial de pimienta y 4 gotas de aceite esencial de naranja.

Para levantar el ánimo

A 20 ml. (4c/ditas) de mezcla de aceite base de semilla de uva o de girasol agrega 4 gotas de aceite esencial de jengibre y 5 gotas de aceite esencial de naranja.

Poner la mesa para el amor

Romance

En un difusor aromático agrega los siguientes aceites esenciales:

3 gotas de aceite esencial de bergamota

2 gotas de aceite esencial de jengibre

3 gotas de aceite esencial de lavanda

Seducción:

En un difusor aromático agrega los siguientes aceites esenciales:

2 gotas de aceite esencial de geranio

3 gotas de aceite esencial de pimienta negra

3 gotas de aceite esencial de naranja.